Me perdí buscando amor. Entregue todo quedándome vacía. Fui cautiva de mis sentimientos. Cambie quien era por alcanzar el tan aclamado amor de pareja. El amor y la libertad quizás están en bandos opuestos. La libertad asusta al amor, lo contradice, lo aleja. Chávela Vargas dijo: “no hay nadie que aguante la libertad ajena; a nadie le gusta vivir con una persona libre. Si eres libre ese es el precio que tienes que pagar: la soledad”. Las mujeres libres intimidamos a los hombres, ponemos en juego su pensamiento de superioridad, desequilibramos su sentimiento de dominio, quizás por esto es propenso ver a las mujeres libres sin pareja. La sociedad ha encadenado el amor al poder, al dominio, lo ha encajonado en el sentimiento de pertenencia. La pregunta es: ¿Se puede amar libremente y en qué consiste? Creo que hemos tergiversado el concepto de las relaciones, en el paso de cada generación le hemos añadido y quitado sentido a la palabra amor dejándola fuera de contexto y quitándole su verdadera esencia.

 

¿Cuál es la esencia del amor? Miles de generaciones han pasado por este mundo intentando comprender este concepto, buscando explicaciones y dejándonos infinitas definiciones que nos llevan a entender que más que algo establecido el amor es indefinido. En internet podemos encontrar muchas definiciones para este concepto tan abstracto pero me pareció interesante esta: “Un conjunto de comportamientos y actitudes que resultan desinteresados e incondicionales”. Lo que me llama la atención de esta definición es la palabra desinteresado  y que un antónimo que podemos encontrar comúnmente para esta es egoísmo. El egoísmo de las personas es lo que ha convertido el amor puro en algo ruin que busca su propio placer al sentir que su pareja le pertenece.  Sartre y de Beauvoir dijeron “Aquel que quiera ser amado, debe querer la libertad del otro, porque de ella emerge el amor, si lo sometemos, se vuelve objeto, y de un objeto no puedo recibir amor.”

 

No sé si he dejado mi punto de vista claro o si los he confundido aún más con todo lo anterior. La esencia del amor es la libertad en sí, quien no es libre no puede ofrecer amor, la libertad es el motor que mueve al sentimiento. Debemos comenzar a romper las barreras que han alejado estos conceptos y que mantienen a la sociedad sumergida en un amor mezquino y vacío. Mari Luz Esteban dijo “No voy a decir que hay que suprimir el amor de nuestra vida, sino que hay que introducir otras cosas en ella para equilibrarlo. La gente dice que el amor es lo más importante, pero yo no estoy de acuerdo. Creo que la libertad es muy importante así como la justicia, la solidaridad... Puede que el amor sea una de las cosas más importantes, pero no la única, ni la principal.”

 

 

No es cuestión de alejar el amor de nuestras vida, ni de no tener pareja, si no de incluir en las relaciones mucho más que el sentimiento. El amor consiste de decisiones, entrega (sin abandonar la propia liberta o independencia) y compromiso. No aceptemos más amor a medias, trabajemos arduamente para cambiar lo que siglo tras siglo nos han mostrado, no será fácil pero no creo que sea imposible. Amen con todo el corazón y con toda su mente, no hay por qué alejar los sentimientos de la razón. Sean libres, la sociedad nos quiere sumisas, no se dejen. Lo más importante practiquen el amor propio y exhorten a otros a practicarlo. Un anónimo dijo “Si eliges quedarte con alguien que te hace daño no es porque lo ames es porque no te amas a ti.” La privación de la libertad, el querer dominar o someter es dañar y el amor en cambio debe buscar la felicidad de la otra persona. ¡Si te hace daño no es amor!

Autoras

Aureliana es una mujer que pasa sus días armando rompecabezas y buscándolos. Quiere resolver el mundo. Quiere eliminar cualquier tipo de jerarquía que esclavice.

Aureliana

Artista visual que escribe cuando el mundo de mierda se le viene encima.

Betza Violencia

Mujer, feminista, psicóloga clínica y psicodramatista en formación, busca en su trabajo la vinculación del Arte, herramienta que permite puentes entre la razón, la emoción, el mundo interno y el que puede ser exteriorizado en la creación humana. Actualmente trabaja en el Centro de Atención Psicológica, Arte y Consultoría como psicoterapeuta y en la creación de proyectos artísticos con enfoque terapéutico.

Eliza Tabares

(Estado de México, 1992) estudió Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM. Decimonónica. Apasionada. Feminista porque no hay otro modo de ser, otro modo de ser human@ y libre.

Estefania

Lidice Villanueva

Magally Gallegos

Ninde

Noyola