Hoy les voy a platicar mis reflexiones sobre algo que no para de sonar en todas partes, seguro ya se imaginarán qué es. 

Para empezar-así como dice mi foto de perfil de Facebook-yo quiero un mundo en el que quepan TODAS las familias. Estoy muy convencida y he comprobado que las familias son en esencia amor, más allá de las diferencias entre las personas que la conforman, el amor es (y debe ser) siempre el núcleo de estas. Creo que entre todo lo que hemos escuchado y visto últimamente estamos sobretodo confundidxs, ya ni sabemos qué buscan con las marchas y hasta parece que no se ponen de acuerdo; algunos van porque “no quieren que los gays se casen”, otros porque “los gays se pueden casar, pero que no adopten o tengan hijxs”, entre otras razones que me son bastante difíciles de digerir. La razón que menos entiendo (y seguramente una de las más populares) es la inexistente, van porque “les dijeron que es lo que está bien”, van porque “leyeron que es lo biológicamente correcto” ¿ya les contaron que la homosexualidad también es algo natural?, van por ir en contra de solamente. Del lado que apoyes o no y en cualquier situación, ¿Cómo defiendes algo estando mal informadx? ¿Qué respuesta esperas obtener si ni siquiera tú sabes por qué marchas? 

Siento que es necesario aclarar algunos puntos:

  • La comunidad LGBTI no va a hacer menos tus derechos al conseguir los suyos; los derechos son universales, y si no lo son se llaman privilegios.
  • Necesitamos tener un poco de cuidado al relacionar palabras como tradicional/común con otras como natural/normal
  • Tenemos que escuchar para entender, es imposible trascender y crecer como sociedad si sólo nos dedicamos a lanzar bombas de odio a las personas que no piensan como unx mismx.
  • El amor no funciona teniendo una mente cerrada.

No les voy a mentir, estoy terriblemente decepcionada por la cantidad de gente que se niega a escuchar, aunque sea un poco al otro lado del muro que hemos estado construyendo, sí, hemos construido un muro entre las contra partes y estoy harta de las incontables faltas de respeto que se han originado en este debate. Nos hace falta mucho, me siento un poco como si nos hubiéramos atascado en la edad media, en ningún tiempo y en ningún lugar puede ser tolerable la violencia, la discriminación y la opresión. 

Y bueno, entre tanto odio, ¿Qué nos queda? Para lxs que creemos que otro mundo es posible, no paren de expresar lo que sienten y piensan, de compartir sus ideas, de contagiar amor; nos queda concientizar a lxs demás, compartir fuerzas, nos queda asegurarnos de que al final todxs seamos libres y libres de amar a quien queramos. Para los que todavía no están muy convencidos o se niegan a destruir el muro del que hablaba hace un párrafo, sólo les pedimos un ratito de escucha, tan sólo mencionar unas cuantas cifras de a cuántas vidas transformaría este cambio o hasta algún testimonio; debo confesar que en algún momento de mi vida también dudé sobre lo que este cambio aportaría, hasta llegué a pensar que no debía ser; pero no se preocupen, la homofobia (y cualquier otra actitud discriminatoria) es curable, suele bastar con un poco de información y educación para despedirnos completamente de la ignorancia que nos mete odio de raíz.

Me gustaría terminar con una frase para reflexionar, sin importar lo que opines del tema o lo que alguna vez opinaste, en la vida, en la historia y en el mundo: 

Todo cambia, pero hagamos del amor una constante.

 

 

Autoras

Aureliana es una mujer que pasa sus días armando rompecabezas y buscándolos. Quiere resolver el mundo. Quiere eliminar cualquier tipo de jerarquía que esclavice.

Aureliana

Artista visual que escribe cuando el mundo de mierda se le viene encima.

Betza Violencia

Mujer, feminista, psicóloga clínica y psicodramatista en formación, busca en su trabajo la vinculación del Arte, herramienta que permite puentes entre la razón, la emoción, el mundo interno y el que puede ser exteriorizado en la creación humana. Actualmente trabaja en el Centro de Atención Psicológica, Arte y Consultoría como psicoterapeuta y en la creación de proyectos artísticos con enfoque terapéutico.

Eliza Tabares

(Estado de México, 1992) estudió Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM. Decimonónica. Apasionada. Feminista porque no hay otro modo de ser, otro modo de ser human@ y libre.

Estefania

Lidice Villanueva

Magally Gallegos

Ninde

Noyola