Estas muy joven para decidir eso”

Te vas sentir sola cuando crezcas”

“Los hijos unen al matrimonio”

“Quien te va a cuidar cuando seas vieja”

“El objetivo de ser mujer, es que seas madre”

“Eso decís ahorita”

“No vas a realizarte como mujer”

 

Los comentarios clásicos que se me han quedado cuando le cuento a la gente que no quiero ser mamá, y al parecer estos fundamentos siempre van a ser los más válidos para la gente.

 

Tengo diecisiete años, y hace algún tiempo vengo pensando que quiero para mi vida, y he llegado a la conclusión que la maternidad como tal es una opción, más no una obligación. Mucha gente podrá decir que una mujer sin hijos es una mujer incompleta, pero yo pienso que todos podemos sentirnos libres de decidir qué hacer con nuestro plan de vida, porque al final de todo cada quien es responsable de lo que deja en este mundo.

 

Como mujeres en más de algún momento nos ha pasado por la mente el pensar cómo nos veríamos siendo mamás, en cómo serían nuestros hijos, en como cambiarían nuestros cuerpos, nuestros planes, nuestra vida. Yo en lo personal cada vez que el tema me cruza por la mente tengo bien claro que eso no es lo mío, no pienso que haya nacido con la vocación maternal necesaria, y de las críticas sociales que he recibido por planear así mi vida creo que todas tienen algo en común: soy una persona egoísta.

 

Para mí lo realmente egoísta es traer un ser humano al mundo con el objetivo de llenar un vacío, unir una relación, o tener quien se ocupe de nosotros cuando nosotros mismos no podamos, aunque en realidad, no son estas las únicas razones por la que las personas deciden tener hijos, pero para el contexto en el que yo he crecido, estas constituyen un gran fundamento para procrearse.

 

Algo que para mí es bastante importante de mencionar, es el hecho de que en nuestra sociedad, de manera sutil, se busca siempre la manera de enseñarnos que es lo que nos va a hacer felices, y persuadirnos de  cumplir con los estándares impuestos. Pero esto no tiene por qué ser así, debemos empezar por decidir nosotras mismas que es lo que consideramos como objetivo de vida, y en que consiste nuestra propia felicidad.

 

Al día de hoy no tengo claras muchas cosas, y el futuro aún es incierto pero en este momento exacto sé que no quiero ser mamá, y sé que eso no me resta valor como mujer ni como persona, sé que el mayor error que podemos cometer como personas es el querer definirnos, porque eso nos lleva a limitarnos a nosotros mismos.

 

 

Y a mis diecisiete cortos años, no sé muchas cosas, pero si de algo estoy segura es que no he venido al mundo para cumplir expectativas ajenas. 

Autoras

Aureliana es una mujer que pasa sus días armando rompecabezas y buscándolos. Quiere resolver el mundo. Quiere eliminar cualquier tipo de jerarquía que esclavice.

Aureliana

Artista visual que escribe cuando el mundo de mierda se le viene encima.

Betza Violencia

Mujer, feminista, psicóloga clínica y psicodramatista en formación, busca en su trabajo la vinculación del Arte, herramienta que permite puentes entre la razón, la emoción, el mundo interno y el que puede ser exteriorizado en la creación humana. Actualmente trabaja en el Centro de Atención Psicológica, Arte y Consultoría como psicoterapeuta y en la creación de proyectos artísticos con enfoque terapéutico.

Eliza Tabares

(Estado de México, 1992) estudió Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM. Decimonónica. Apasionada. Feminista porque no hay otro modo de ser, otro modo de ser human@ y libre.

Estefania

Lidice Villanueva

Magally Gallegos

Ninde

Noyola